Must

¿Cómo se usan y para qué sirven los cuarzos? Guía para principiantes

Grupo de veeintena de cuarzos en tonalidades lilas y moradas frente a una cabeza de Buda de cerámica blanca
iStock

Gracias a sus propiedades energéticas y curativas los cuarzos son una gran alternativa para atraer la buena vibra, limpiar los espacios cargados de energía negativa, atraer el amor, el dinero, y mejorar la salud de nuestro cuerpo y espíritu.

 

¿Te has sentido cansado, de malas y sin ganas hacer las cosas? Te recomendamos buscar el cuarzo, o los cuarzos adecuados para ti y tu familia. Te sorprenderá lo fácil que es usar tus cuarzos y notarás la diferencia practicamente de inmediato.

 

¿Qué son los cuarzos?

 

Los cuarzos son una fusión de agua y arena que, a través de miles de años, se convierten en cristales. Son los minerales más abundantes de la corteza terrestre, compuestos por sílice y pueden ser transparentes, blancos o coloridos.

 

Dichos minerales fueron usados como amuletos por los egipcios, fenicios, celtas, indios chamanes, entre otros.

 

También son usados transmitir radiofrecuencias en relojes, ordenadores y teléfonos móviles.

¿Cómo se usan?

 

Sus usos son variados, lo más común es colocarlos como amuletos, colgando de una cadena, la piedra debe quedar a la altura de nuestro corazón o plexo solar, una de las zonas energéticas más importantes de nuestro cuerpo, la cual conecta nuestro espíritu con todo el físico y la mente.

 

Otra manera de disfrutar los beneficios de los cuarzos es recostarnos, ya sea el piso o en la cama, y colocar los cuarzos en la zona que deseemos cargar de energía o curar.

Por ejemplo, la aguamarina funciona para curar las migrañas provocadas por estrés, pues ayuda a liberar presión. Lo ideal sería poner la piedra en las sienes, una de cada lado. Si sólo se tiene una piedra puede ser sostenida entre las manos.

En el hogar se puden colocar permanentemente en los sitios que se desean curar.

 

Para protegerte de las malas vibras

Justo en tu entrada, ya sea frente a tu puerta o a un costado te recomendamos tener cuarzos oscuros, como la obsidiana y la turmalina, ellas te ofercerán protección constante.

 

Para la comunicación

Piensa en qué lugar de tu hogar pasan más tiempo, puede ser tu sala o cocina, y justo allí coloca un cuarzo rosa para que fluya la comunicación entre tu familia de manera armoniosa.

También usa una ágata azul para sentirte libre de expresarte.

Si lo que buscas es concentración, ya sea en las tareas del colegio de tus hijos o si continúas en “home office”, pon en tu escritorio una amazonita o cualquier cuarzo azul. Y una cornalina para que la creatividad fluya.

Para la buena alimentación

En tu cocina te recomendamos tener un jade rojo que ayuda a atraer vitalidad y buena salud para todos. Enriquecerá con sus propiedades tus alimentos de forma natural.

 

Para dormir bien

En tu habitación no pueden faltar dos cuarzos: el rosa, que ayudará a vincularte mucho mejor con tu pareja y deshacer cualquier bloqueo sentimental, y un amatista para tener un sueño descansado y reparador, ¡adiós pesadillas e insomnio!

Para atraer dinero:

El cuarzo citrino es ideal para atraeer el dinero y cerrar buenos negocios, te recomendamos cargar uno en tu bolsa o cartera. Además te recomendamos pensar en positivo acerca del dinero, quita de tu mente las ideas de que no te alcanza, haz cada uno de tus pagos con amor y satisfacción, no con sufrimiento.

 

Limpieza de alma y espíritu

A la hora del baño te recomendamos tener cerca un cuarzo blanco, que te ayudará a limpiar profundamente tu cuerpo y espírutu.

Cada semana puedes pasarte el cuerpo blanco de pies a cabeza, imaginando que una estela de luz blanca cubre tu cuerpo y lo cura.

 

¿Cuántos tipos hay?

 

Existen cientos de cuarzos alrededor del mundo, pero los más conocidos son el cuarzo rosa, el blanco, la amatista y  el citrino.

 

También existen variedades de cuarzos como el criptocristalino y microcristalino, que deben su color a los minerales que contienen, entre ellos la Calcedonia en tonos traslúcidos, la Cornalina de color anaranjado intenso o rojo. El Ágata, con bandas de distintos colores. Ónix con capas de color blanco o negro.

 

¿Cómo limpiarlos?

 

En cuanto adquieras un cuarzo nuevo debes limpiarlo pues seguramente ha recorrido muchos kilómetros y muchas manos hasta encontrarte.

 

Te recomendamos colocarlo en el chorro del agua, por 30 segundos. Sécalo bien y espera a que sea luna llena para dejarlo reposar esa noche a la luz de la luna.

 

Otra forma de limpiarlos en colocarlos en una mezcla de agua con sal, y después quemarle alrededor una rama de salvia con palo santo, hasta que se consuma por completo.

Al final tú irás conociendo tus cuarzos, déjate fluir con ellos. También puedes colocar varios tipos de cuarzos en algún rincón de tu casa, acompañarlos con veladoras, incienso, o flores, una especie de altar hecho a tu modo y necesidades.

LO QUE PASA EN LA RED