Must

¿Decir “buen provecho” es de mala educación? Aquí te contamos

¿Decir “buen provecho” es de mala educación? Aquí te contamos
Imagen: istock.

La mayoría de las personas creen que decir “buen provecho” es un símbolo de buena educación ante la sociedad.

Sin embargo, esta frase se encuentra muy alejada de demostrar una rigurosa etiqueta con las otras personas. Te decimos por qué.

Seguramente no sabías este curioso dato, pero decir “buen provecho” se refiere al eructo que hace un bebé después de haber comido, es decir, la palmadita que le hace su mamá, que muchas veces viene acompañado de un pequeño vómito.

De esta manera las madres evitan que el gas vaya al estómago de sus bebés, por lo que siempre hacen esta práctica cuando terminan de comer.

Imagen: istock.

Así que cuando le dices esta frase a los demás, en realidad te estas refiriendo a un eructo, comportamiento que es muy mal visto cuando los comensales se encuentran en la mesa con otras personas.

Además de que esta frase no representa el significado que pensabas, hace que las personas que están comiendo realicen otra cosa incorrecta.

Y es que a la hora que tu le dices “buen provecho” a alguien lo obligas a que te conteste con la boca llena o en plena masticación de los alimentos.

Decir “buen provecho” es de mala educación, pero todavía te quedan otras opciones

Ahora que sabes que decir “buen provecho” es de mala educación, te dejamos algunas frases que puedes sustituir a la hora de la comida.

  • “Disfruta tu comida”
  • “Buen apetito”
  • “¿Te gustó tu comida?”
  • “¡Que aproveche!”

Imagen de istock.

El origen de la frase “buen provecho”

Se desconoce a ciencia cierta el origen de esta frase, algunos historiadores han señalado que podría ser herencia de los árabes que invadieron hace cientos de años lo que hoy conocemos como España.

Hay otra teoría que dicta que se usaba en la época romana por los Césares durante un Bacanal (fiesta en honor al dios Baco o Dionisio, en las que había banquetes y bebidas sin medida), en la cual cada vez que se decía “provecho”, los asistentes debían vomitar para poder seguir comiendo el resto de los manjares.

Sin embargo, en algunas culturas orientales y africanas, está mal visto no eructar después de comer o masticar con la boca cerrada, pues es señal de que no te gustó la comida y no quedaste satisfecho con lo que te sirvieron.

Sigue siendo un misterio el origen de esta famosa frase, pero lo que es seguro es que el significado no era el que pensabas.

Ahora que ya sabes lo que significa ¿qué les dirás a las personas antes de comer?