Sociales

Charlène de Mónaco acepta 12 millones por seguir aparentando un matrimonio inexistente

Charlene de Monaco: mujer rubia de pelo muy corto mirando pensativa a la c´mara con vestiod gris
Getty Images

Para nadie es un secreto que la Princesa Charlène de Mónaco lleva años descontenta con su matrimonio: sus caras de disgusto y poco contacto físico con su esposo, el Rey Alberto de Mónaco, revelan su malestar. Conforme han pasado los años se ve cada vez más, por eso ha sido denominada como “La Princesa Infeliz”

 

En medio de una serie de rumores de separación y divorcio, Charlène se alejó de la vida pública y sus funciones reales hace poco más de un año. Ahora sabemos que Charlène fue sometida a tres operaciones a consecuencia de una infección en nariz, oídos y garganta que padece desde mayo de 2021.

 

La Princesa consorte de Mónaco pasó medio año recuperándose en Sudáfrica y cuatro meses más en una exclusiva clínica ubicada en los Alpes Suizos. Fue en abril pasado Charlène cuando reapareció para el festejo de Pascua posando para la lente de Eric Mathon, la familia coordinó sus outfits en colores beige y caqui. La recuperada Charlene lució un vestido de Céline, con estampado de flores, y se veía cómoda al lado de su esposo, Alberto de Mónaco y sus mellizos de Gabriela y Jaime, de 7 años.

Apariencias y acuerdos millonarios

 

Según información de la revista francésa “Voici”, Charlène, de 44 años, ha aceptado seguir aparentando un matrimonio “feliz” y tener apariciones públicas a cambio de dinero y de muchas otras condiciones.

 

La ex nadadora olímpica sudafricana tendrá una vida independiente en Suiza, se le otorgará una casa en Ginebra y 12 millones de euros anuales. Sus hijos: Gabriela y Jaime vivirán con su padre en Mónaco.

Por su parte Alberto de Mónaco, de 64 años, ha pedido que, aunque sea a distancia, Charlène siga atenta a sus labores de madre, que esté presente en eventos oficiales, celebraciones del principado, fiestas nacionales, tradiciones y galas.

 

Charlène y Alberto de Mónaco se casaron el 1º de julio del 2011 por el civil y un día después por la iglesia. El 10 de diciembre del 2014 nacieron sus mellizos, Gabriela y Jaime. Siempre se ha especulado acerca de las preferencias de Alberto y de su matrimonio con la madre de sus hijos, muchos se han atrevido a asegurar que solo se trata de un acuerdo para que el principado de Mónaco tuviera descendencia y herederos al trono.

LO QUE PASA EN LA RED