Sociales

¿La Princesa Diana reencarnó en un niño?

Niño rubio de pelo largo con gorra nayanja sonriendo, mujer rubia de pelo corto y ojos azules
Getty Images e Instagram

Un niño australiano llamado Billy Campbell, de 7 años de edad, asegura ser la reencarnación de Diana de Gales.

Los sorprendentes relatos de Billy comenzaron cuando apenas tenía dos años de edad y nunca, nadie le había contado algo relacionado con Lady Di.

El pequeño es hijo del presentador de televisión David Campbell, quien asegura que su hijo siempre ha tenido un encanto particular y todo fluía normal con su crecimiento y desarrollo, pero cuando tenía apenas dos añitos impactó a sus padres, ellos estaban viendo una imagen de la Princesa del Pueblo cuando el niño mencionó:

 

“Esa soy yo cuando era una princesa”.

 

Al principio David y su esposa, Liz, lo tomaron como un comentario inofensivo y gracioso, pero Billy continuó revelando detalles de la Princesa Diana, incluso, información poco conocida.

 

Los jóvenes tutores pasaron de la risa a la preocupación cuando el niño habló a sus padres acerca de John, el hermano poco conocido de Diana Spencer, quien murió siendo muy joven. Diana conocía acerca de la existencia de John gracias debido a pláticas familiares.

Billy Campbell también reveló sus papás detalles de la reina Isabel II, pero lo más sorprendente de sus relatos estaba por venir.

 

Algo estremecedor fue escuchar de la boca del pequeño mencionar:

 

“Y tuve dos pequeños”.

 

Y cuando lo cuestionaron acerca de sus nombres, Billy mencionó muy seguro:

 

“Se llaman William y Harry”.

 

Preocupados, apenados y sin saber qué hacer los papás de Billy decidieron hacer públicas las revelaciones de su hijo, enfrentándose a todo tipo de reacciones.

Como era de esperarse hay quienes los tachan de mentirosos, estafadores y charlatanes, pero otros sí creen fielmente en que Diana de Gales reencarnó en el niño australiano Billy Campbell.

Billy también recordó las temporadas que Diana pasó en el castillo de unicornios, o sea el Castillo Balmoral, en Escocia, la casa de descanso de la familia real británica. En donde, por cierto, la madre de William y Harry pasó momentos terribles, los más avanzados de bulimia y anorexia. Los unicornios son parte del escudo de armas de la propiedad, tallados en piedra, sobre la estructura del castillo.

Hace un par de años Billy habló del último día de vida de Diana, el 31 de agosto de 1997, en un accidente automovilístico, y eso fue realmente escalofriante:

 

“Soy yo como princesa. Entonces, un día llegaron las sirenas y dejé de ser princesa para siempre”.

Realidad o coincidencia, ¿tú qué opinas?

 

 

LO QUE PASA EN LA RED