Sociales

Los Royals en la infancia: cómo fue crecer entre lujos, tiaras y castillos

La infancia de los Roylas
Agencias

Lejos de lo que podemos imaginar los niños sólo son niños, en la realeza o en el mundo “común”, ellos sólo piensan en divertirse y pasarla bien. Y la mayoría de los royals disfrutaban más cuando podía hacer cosas “normales”, como ir a comer una hamburguesa con papas o jugar un partido de futbol. Te contamos cómo fue la infancia de algunos miembros de las principales casas reales.

 

William y Harry

Si en algo puso completa atención Diana de Gales fue en que sus tuvieran una vida “común y maravillosa”. William y Harry tenían días libres, en los cuales les permitían no actuar como Príncipes. Una de sus actividades favoritas era ir a Mc Donald’s por una Big Mac y papas, ah, y como todos los niños, amaban los juguetes sorpresa. Diana era una mamá muy presente, cancelaba cualquier evento con tal de estar al lado de ellos y jamás faltó a algún festival del colegio. Desde de la muerte de Lady Di, en 1997, la reina Isabel II suplió, de alguna forma, a su madre, se convirtió en confidente de sus dos nietos, aunque definitvamente no volvieron a ser los mismos.

Estefanía de Mónaco

La hija menor de Raniero III de Mónaco y la actriz Grace Kellydemostró que es verdad lo que dicta el dicho: “genio y figura hasta la sepultura”: Estefanía siempre fue rebelde, su familia la definía como su “niña salvaje”, independiente y testaruda. Le costó mucho trabajo empatizar con sus padres y hermanos, pues siempre fue un alma libre, alocada, artística. Disfrutaba pintar, bailar, trepar árboles, cantar y diseñar sus vestidos llamativos siendo muy pequeña, y, como era de esperarse siempre fue considerada la “oveja negra de la familia”.

 

Rey Felipe de España

El 30 de enero de 1968 a las 12.35 del día nació el, en aquel etonces príncipe, en la clínica Loreto de Madrid, la misma en la que vinieron al mundo sus hermanas, las infantas Cristina y Elena de Borbón. Su mamá se hizo cargo de su crianza y Felipe se convirtió en el muñeco de la familia, tanto de sus padres, como de sus hermanas, muy mimado y consentido. Don Juan Carlos y doña Sofía se propusieron que llevara una vida lo más normal posible, con amigos de todas las clases sociales. No fue un estudiante excelente pero sí uno de los más simpáticos., de carácter tranquilo y muy simpático.

 

Reina Isabel II

La heredera de un linaje de más de mil 200 años, la reina Isabel II vivió una familia muy unida y con mucho amor a su alrededor. Le encantaba jugar con sus caballos y perros. A los 10 años su papá fue nombrado Rey de Inglagerra, Jorgue VI, desde entonces supo que ella sería Reina y su vida dio un giro de 180 grados. Poco después su institutriz se dio cuenta de que padecía Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) pues colocaba sus lápices en líneas perfectamente rectas e igualmente espaciadas, hacía lo mismo con los platos y lo hacía porque la hacía sentir segura. Su gran cómplice fue Margarita, su hermana menos, la primera era recatada, temerosa y la segunda extrovertida y escandalosa, eso las hacía más unidas.

 

Rey Guillermo Alejandro de los Países bajos

Pasó su infancia en el castillo de Drakensteyn, en la comuna de Lage Vuursche, cerca de Utrecht. Creció al lado de sus hermanos: Friso y Constantino. Su mamá, Beatriz subió al trono en 1980, pero siempre buscaba la forma de equilibrar el tiempo para sus hijos y sus actividades protocolares. Guillermo acudió a una escuela primaria pública y llegaba en bicileta, al igual que la mayoría de sus compañeros, la diferencia es que él iba custodiado por la seguridad de la casa de Orange. Imitaba a su madre frente a sus compañero, sí, a la Reina. Amaba jugar futbol y si algo lo hacía enojar eran los paparazzi. En secundaría se convirtió en todo un Don Juan, fue muy enamoradiso.

 

 

 

 

 

 

 

LO QUE PASA EN LA RED