Lujo

La verdadera historia de la maldición de la tumba de Tutankamón

Tutankamón
Todo empezó en el año 1922 cuando Howard Carter descubrió la tumba de Tutankamón. Foto: internet.

Seguramente ya habías escuchado sobre la maldición de la tumba de Tutankamón en la que si te acercas a ese sitio estarás condenado a morir.

¿Quieres saber de dónde surge esta misteriosa historia? ¡Sigue leyendo!

Todo empezó en el año 1922 cuando Howard Carter descubrió la tumba de Tutankamón.

Imagen de Internet.

Sin embargo, a partir de ese descubrimiento empezaron a morir personas que tuvieron que ver con este impresionante hallazgo.

Por ejemplo, uno de los casos más sonados fue el de Lord Carnarvon, quien se encargó de financiar esta excavación.

Este hombre falleció tras ser picado por un mosquito en la mejilla, después de que se rasurara y se le infectara la herida.

Imagen de Internet.

A esta trágica e inexplicable muerte le siguió la de su hermano Aubrey Herbert, un testigo más del increíble descubrimiento de la momia.

Otro hombre que falleció fue el que golpeó el muro que blindaba la cámara donde se encontraba el sarcófago.

De igual manera murió el varón que radiografió a la momia de Tutankamón, quien se enfermó gravemente en Egipto y a los dos meses falleció por causas desconocidas.

Un caso más fue el de Alby Lythgoe, el arqueólogo del Metropolitan Museum de Nueva York que cedió a parte de su equipo a Carter y al que le dio un infarto, evento donde perdió la vida.

Richard Bethell, secretario de Carter, fue otra víctima que murió de un ataque cardíaco en Egipto pocos meses después del descubrimiento de la tumba, situación que hizo que su padre se quitará la vida ante el impacto de la noticia.

Claramente los rumores de esta maldición fueron cobrando fuerza después de se supieran todas estas muertes.

Incluso un amigo de Carter que jamás había estado cerca de la tumba también falleció cuando le regalaron algunos objetos que se encontraban en ese sitio; su casa se incendió a los pocos días de haber recibido los obsequios.

¿Quién se dio cuenta sobre todas estas muertes?

Evidentemente esta teoría no salió de la nada y quien se encargó de hacer famosa esta maldición fue Sir Arthur Conan Doyle.

Tras la muerte de su hijo durante la Primera Guerra Mundial se inclinó por completo al espiritualismo.

Por tal razón, se encargó de publicar un artículo que explicaba todas estas muertes.

A los pocos días, todos los habitantes de Londres ya hablaban de “la maldición de Tutankamón”.

Esta leyenda que claramente no se pudo comprobar ha abordado con el paso de los años varias teorías.

El investigador francés Sylvain Gandon dijo que las esporas de un hongo que dormían en el sepulcro del faraón fueron las causantes de las infecciones que terminaron con la vida de los participantes.

Sin embargo, ninguna teoría se ha podido comprobar, muchas películas se han hecho en torno a esta historia pero la realidad es que nunca sabremos que fue exactamente lo que pasó y lo que hay detrás de la tumba de Tutankamón.