Sociales

Lady Di disfrutaba estar con sus hijos pero Carlos decía que para eso tenían nanas y chofer, dice ex guardaespaldas en libro

La princesa Diana enseñó a William y Harry a convivir de manera natural con los colaboradores del Palacio
Princesa Diana acompañada de los Príncipes Harry y William/ Foto Getty Images
Princesa Diana acompañada de los Príncipes Harry y William/ Foto Getty Images

A unos días de que se cumplan 25 años de la muerte de la Princesa Diana, su ex guardaespaldas, Ken Warfe, y Rosalind Coward, la biógrafa autorizada para escribir Diana, Princess of Wales Memorial Trust y  Diana: The Protrait, acaban de lanzar a la venta una nueva biografía, titulada Diana: Remembering the Princess.

 El libro cuenta detalles de Lady Di durante los seis años que Ken Warfe fungió como su guardaespaldas, cuando más turbulento estaba su matrimonio con el Príncipe Carlos; sus escándalos, sus ganas empedernidas de alejarse de la familia real y de que sus hijos, los Príncipes Harry y William, tuvieran vidas normales.

 

 

Este libro revela mucho, pero mucho más de lo que conocemos de Diana, en alguna parte del escrito Warfe confiesa que para Diana era una preocupación constante en que ella y sus hijos pudieran quitarse los grilletes de la vida real, con resultados ocasionalmente sorprendentes.

 “La primera reunión que tuve con la princesa Diana fue en el Palacio de Kensington a mediados de la década de 1980. Había llegado como oficial de protección real de los jóvenes príncipes, William y Harry, que entonces tenían cinco y tres años. Me hicieron pasar a un salón donde Diana estaba sentada en el sofá. Diana me dijo: ‘No te envidio, Ken, cuidar a mis hijos puede ser una maldita molestia’".

 Ese comentario notablemente realista inició una reacción en cadena, recuerda el ex guardaespaldas de la Princesa Diana: 

“William se dio la vuelta y declaró: ‘¡No soy una molestia!’. Harry apenas podía hablar correctamente, pero trató de unirse antes de caerse de la mesa al mismo tiempo que rompió un jarrón. Salieron corriendo, como hacen todos los niños cuando saben que han hecho algo malo, perseguidos por su madre. Diana volvió, un poco sin aliento: ‘¿Lo siento mucho, Ken. ¿Ves lo que quiero decir?’”

 Ken Warfe asegura que entre él y Diana no había una relación laboral formal…

 “No había esta barrera entre realeza y yo, el policía, el sirviente o lo que sea. Era más como si una hermana o una amiga me estuviera hablando, y eso fue extraordinario”. 

 

La relación de Lady Di con sus hijos

 Ken Warfe reveló a Daily Mail que al trabajar Diana vio lo involucrada que estaba del cuidado de sus hijos: los llevaba a la escuela, a menudo en jeans y siempre quería estar en casa. Mientras que el Príncipe Carlos la cuestionaba…

 “Tenemos una niñera, tenemos un conductor, ¿por qué no harían todo eso?”

 Fiel a su estilo desenfadado y adelantado a su época, además de que parecía que no estaba relacionada con los típicos protocolos de la realeza, Warge recuerda cómo actuaba la Princesa cuando sus hijos hacían alguna travesura.

 “En una ocasión el maestro de música de los niños tocaba el piano, Harry estaba sentado en el suelo junto a él y no dejaba de tirar de sus pantalones, diciendo: ¡Señor! ¡Señor!’ ‘¡Para! ¡Deja de tirarme de los pantalones, Harry!', dijo el profesor. '¿Qué pasa?' ‘¡Señor, puedo ver su willy!’” fue la respuesta.

 No hubo indecencia involucrada, continúa el ex guardaespaldas…

 “Más tarde ese día le conté la historia a la Princesa, quien moría de risa. Al día siguiente llevó a los dos niños a la escuela, y allí estaba el maestro de música. ‘Buenos días, Su Alteza Real, ¿cómo estás?’ ‘Estoy bien, gracias. Ahora, deduzco que Harry vio tu willy ayer?’

 Ken Warfe también comentó a Daily Mail que Diana siempre buscaba que sus hijos convivieran con todos los colaboradores del Palacio de Kensington de forma natural, aunque el protocolo dictara otra cosa…

 “Por la mañana Diana acostumbraba sentarse encima del congelador en la cocina, leer el periódico y comer una tostada con el chef”, recuerda el colaborador de Lady Di, quien considera que William y Harry han seguido practicando las enseñanzas de su madre fallecida en un accidente de auto en 1997.

 

 “Creo que lo que presenciamos con William y Harry ahora es que su madre sentó las bases para los padres en los que se han convertido. La relación tan cercana de William con el personal doméstico cuando era niño lo moldeó”.

 Las travesuras de Diana con sus hijos

 Durante el tiempo que Ken Warfe trabajó con la Princesa Diana y sus hijos le tocó acompañarlos al cine, a comer hamburguesas (las favoritas de los tres) y subirse a un taxi negro de Londres.

 “Un día me dijo: ‘Ken, quiero llevarlos en el metro o en un autobús’ Todo es posible, señora”, le dije.

 

 Y así fue, Ken acompañó a la esposa de Carlos de Gales y sus hijos a Hyde Park Corner, así recuerda tan osada aventura el guarura… 

“Harry compró las entradas para el metro muy satisfecho consigo mismo. Hicimos dos paradas hasta Piccadilly Circus y nos subimos a un autobús número 38. El conductor era un hombre sij con un turbante amarillo. Esto fue una fuente de mucha diversión para William y Harry, particularmente para Harry, ya que nunca habían visto a un tipo así. Cuando nos bajamos en Green Park, el conductor estaba parado en la plataforma. ‘Muchas gracias por venir en mi autobús’, dijo con un fuerte acento hindú. Pero Harry, para vergüenza de Diana, lo imitó. Cuando todos estuvimos en la calle Diana lo golpeó suavemente en la parte posterior de la cabeza y dijo: ‘¡Nunca vuelvas a hacer eso, Harry!’ El pequeño príncipe se encogió de hombros”.

 

 

Los regaños que recibía Diana

 A William le encantaban las salchichas y para consentirlo su mama lo llevaba a comer a Marks & Spencer en Kensington High Street, regresando el Príncipe Carlos les preguntó dónde habían estado y el hijo mayor de Diana contestó:

 “Papá, hemos estado en un increíble bar de hamburguesas, ¡luego fuimos a Marks & Spencer! ¡Fue grandioso!” 

“Carlos miró a Diana y dijo: '¿Por qué demonios los llevaste a una hamburguesería? Tenemos chefs perfectamente buenos, pueden hacerte hamburguesas increíbles’”.

 El guardaespaldas de Diana también revela en su libro Diana: Remembering the Princess que se enfrentó a muchas barreras y que en una ocasión salió llorando de una de sus visitas habituales a la Reina, después de que la monarca expresara su desaprobación por su participación en organizaciones benéficas contra el VIH queriendo que se concentrara en algo más agradable.

 

También te puede interesar:

¿La Princesa Diana reencarnó en un niño?

El anillo de compromiso que Lady Di escogió de un catálogo pudo haber sido de Meghan

Ex mayordomo de la princesa Diana revela carta con mensaje de amor a Harry

¿Cómo afectó a la Princesa Diana el abandono de su madre?