Viajes

Los 5 castillos mexicanos más interesantes de América Latina

Los 5 castillos mexicanos más interesantes de América Latina
INAH

Con regularidad cuando hablamos de castillos, siempre nos vienen a la mente las impresionantes construcciones medievales de Europa, pero lejos de lo que se piensa, gracias al coloniaje en América Latina existen varias muestras de castillos y palacios, donde grandes eventos de la historia fueron concebidos en su interior . Aquí te presentamos cinco famosas edificaciones ubicadas en nuestro país. 

Castillo de Chapultepec

Aunque en realidad es un alcázar y fungió como base y colegio militar, con el tiempo por su ubicación estratégica, fue nombrado popularmente como castillo, siendo el más famoso de México, en pleno corazón del Bosque de Chapultepec. Este precioso inmueble fue solicitado por el virrey Bernardo de Gálvez y Madrid y desde entonces, esta construcción del XVIII, ha sido parte vital de la historia nacional. 

Aunque en un principio fue pensado como casa de verano para el virrey y almacén de pólvora; a partir de 1841 se convirtió en academia militar. Luego más adelante se convirtió en el palacio del emperador Maximiliano del periodo que comprende 1864 a 1867, así como hogar de los presidentes del país entre 1884 y 1935, de entre los que destaca Porfirio Diaz hasta Lázaro Cardenas su último morador. Finalmente dicho recinto se convirtió en museo en 1944 y desde entonces sus puertas están abiertas para todos aquellos curiosos.

Imagen Conaculta

Ex-Hacienda de Chautla

Aunque es conocida también como el Castillo de Gillow, esta propiedad fue construida en el siglo XVIII cuando el virrey Carlos III otorgó permiso a Manuel Rodríguez de Pinillos en 1777. Luego el proyecto fue retomado por Monseñor Eulogio Gillow, hijo de Thomas Gillow, un mercader de origen inglés, y su esposa Josefa Zavalza y Gutiérrez, heredera del marquesado de Sierra Nevada (actualmente Puebla). La finalidad de dicha construcción era convertirla en casa del magisterio y como lugar de enseñanza para la agricultura.

Su estilo nos de edificación, nos recuerda un poco a la campiña inglesa, por sus lagos y jardines impolutos y apacibles que nos recuerdan a los castillos de York o Leeds. Puedes visitarlo e incluso quedarte en él, ya que ahora funge como hotel también y es ideal para eventos como bodas y XV años

Imagen de IG (@MissionGrandChautla)

Castillo Nueva Apolonia 

Lejos de las fortalezas del centro-sur del país se erige en Tamaulipas el castillo Nueva Apolonia, un edificio que en sus años de oro fue de los más bellos de América, actualmente se encuentra abandonado, pero ha sido sede de un sin fin de videoclips y películas de bajo presupuesto. En sus orígenes esta castillo en la comunidad de ‘El Manta`, Tamaulipas, fue pensado como una residencia en la época porfiriana, mandado a hacer en 1891 por el dueño de la hacienda El Naranjo, Joaquín Meade, pariente remoto del político José Antonio Meade. Para su edificación se usó piedra de la región unida con agromasa, se les puso cantera en las escaleras traída en tren desde San Luis Potosí y fue sede de los eventos más importantes de la época.

Imagen Gobierno Municipal de Manta

Castillo de Perote 

Hasta hace unos pocos años el Castillo de Perote, mejor conocido como Fortaleza de San Carlos, fue ocupado por el gobierno de Veracruz como cárcel estatal, pero debido a lo poco adecuadas de las instalaciones para los presos, fue reasignado y solicitado como patrimonio cultural. Este castillo fue construido en el siglo XVIII por el virrey Joaquín de Montserrat y su fin era protegerse de posibles ataques de piratas ingleses que provenían de La Habana, Cuba.

Imagen de Gobierno de Veracruz